votar

2013-07-10

Que empiece pues la partida...



...Vuelve al fin, con premura,


con matemática precisión;


su bella y amada oscuridad nocturna,


dándole galones de luz diurna,


a la bombilla de su habitación...






...Y así brillante,


en astro luminoso convertida


de ese universo sin medida,


calienta su alma herida ...


permitiéndole a ese cuerpo ajeno a él, cansado y errante,


continuar con su danza suicida


de movimiento agonizante... 






¿No habrá descanso


para ese su cuerpo hambriento?


¿No existirá alimento acaso


para su corazón somnoliento?


Convertido en insaciable fiera, 


solo ese momento espera


en el que acabe su sufrimiento...






...Sabe que en otro mundo ahí afuera,


está aún su propia vida ...


expectante desde que se rompiera,


le ofrece continuar la partida


que en sus días de soledad mortífera


daba ya por perdida...






...Y no será otro... será ese día,


en el que vida y hombre,


el hombre y su vida 


retomen la partida,


bajo el mismo astro Sol que lucía 


cuando recibió su nombre.... 






... Hasta entonces,


no habrá descanso


para ese su cuerpo hambriento


ni existirá alimento


para su corazón somnoliento....






Que empiece pues la partida...




M.B 2013