votar

2013-07-31

Soltando amarras !!!!


Con los sones de la última entrada publicada, The end, de Pearl Jam, aún presentes en mis tarareos,
con un rápido sucederse de imagenes en fotogramas, de postales nocturnas en los que los sueños no eran tales, ni siquiera tenía que cerrar los ojos para poder alcanzarlos, ya que eran vividos, y surcados sus decorados. Con palabras, risas y voces, que hasta hoy y sin saber porqué, aún almacenaba, en tarros de cristal que reventaron en 10000 pedazos, al caer desde mis manos.
Con todo ello debo ir olvidando. Condenado como estoy, al más cruel de los silencios, a aquel en el que mi palabra me convierte en sal, solo me queda soltar amarras, y aunque el mar este embravecido, zarpar cuanto antes, sin un destino.

Sopla un viento fresco a estas horas, es del norte y de madrugada; viene montado en su viaje sobre las olas de un Kantauri*, que al tocar la costa vasca, me lo arroja golpeándome la cara con mezquina confianza.
Última llamada para el único pasajero, capitán, grumete y polizonte que emprendera este viaje.
 Subo la cremallera del cuello de mi jersey, y calo hacia atrás la visera.
Miro a un lado y a otro del embarcadero, tenía la esperanza de que apareciese en el último momento.
Pero eso, eso solo pasa en las películas y en los cuentos, ¿o no?
Solo son 10 segundos...
3... 2...1... Pasó.
Comienzo a subir por la escalinata. En el muelle, una pareja se besa. Dejan de hacerlo al advertirme subir, – por mí no lo hagáis, no interrumpáis un beso por nada ni por nadie.
Porque si tenéis la oportunidad de poder darlo, no hay nada que merezca tanto la pena como eso.

 Aún así se acercan a mi cáscara de nuez. Desde el puente del barco, y agarrado ya al timón, distingo sus manos nerviosas agitadas al viento, diciéndome adios. Voy dejando el puerto atrás, y delante de mis ojos la linea del horizonte.

No tardan en aparecer una pareja de delfines saltado por estribor...
Me pregunto, si no se tratará de aquella misma pareja que se comía los mocos horas atrás, no, ¿no?

Solo son 10 segundos...
3... 2...1... Pasó.

Salí siendo aún de noche del puerto, y ya está amaneciendo, desde el mar entonces, se aprecia mejor el beso, que la cresta de las rocas más altas se da con el firmamento, aún impregnado de nocturna brillantina... vuelvo entonces a acordarme de aquella pareja que se despedía de mí.

....................................
 *Kantauri itsasoa: Mar Cantábrico
M.B2013