votar

2013-08-01

Soltando Amarras.... El Boss.

El día por lo demás, transcurre placidamente. Tras navegar unas 6 horas recogiendo en la vela del Cascarón las escasas bolsas de aire que el caluroso día me brindaba, o remando cuando pasaban de largo, esquivando mi presencia, me dejo mecer por el mar, y acabo por ceder en mi resistencia a dormirme. Aprovechando la calma del mar y la falta de viento en ese momento, decidí poner algo de música e intertar echar una cabezada, antes de reemprender viaje, ya continuando hasta Dunbar.
Me había provisto de unos 16 megas de música variada para esta aventura, y ahora, ante tanta oferta musical, no sabía por cual decidirme.
 Al final me decidí por el Boss, era cuestión de probabilidades, ya que el 40% de aquella cantidad de canciones entremezcladas eran suyas, así que, dado el momento que internamente estaba viviendo, de paz y soledad, en mitad del mar; la sensación de bienestar tras el último baño desnudo en el agua, me invitaron a sentirme realmente rodeado de eso precisamente... de paz, y de magia. 
Así pues, el tema elegido fue Magic. Los acordes primeros del tema al empezar, ya acostado sobre cubierta y con los brazos y piernas abiertas, ofreciéndome a aquella nube, con forma de mujer pechugona que tenía sobre mí; me transportaron a la noche en que sonaba esa misma canción en el BEC de Barakaldo. 
Según entraba en el sueño de aquella noche, la sonrisa en mis labios iba adquiriendo más curvatura... hasta separarse los labios y romper en una carcajada que hizo que hubiese de incorporarme unos segundos para no ahogarme.
Esto lo leeremos cuatro, así que lo contaré. Aquella noche, entramos al concierto un grupo de 14 personas , aprovechando las puertas y pasillos por los que, desde los garajes subterraneos se accedía al interior, practicamente a pie de escenario.
Catorce personas son muchas para moverse disimuladamente y no llamar la atención, así que sin hablarlo ni preparación previa de como hacerlo, y una vez estabamos ante la primera puerta, quizá por instinto natural, un@ a un@, nos fuimos colocando en fila y comenzamos a recorrer el entramado de pasillos... en silencio, tan solo alguna sonrisilla de maldad se dejaba oir por los pasillos,  rapidamente era acallada por los chistidos de algún miembro del grupo de incursión. 
No encontramos a nadie por todo el recorrido. Al final, tras una simple puerta cortafuegos, se oía ya el tumulto de gente que desde dentro y abonando religiosamente su entrada, esperaba ya a la salida de Bruce y de la Banda de la Calle E.
La puerta se abrió, y en grupos de 3, ó 4 fuimos saliendo. Perfecto, fuimos a dar justo al lado de una de las barras de chozna montadas para la venta de bebidas. De hecho, al salir mi grupo y llegar a la altura de dicha barra, los que habían salido antes ya tenian el contenido de sus katxis de litro de cerveza , deslizándose por sus sedientas gargantas.
Fue una noche y un concierto inolvidables, quizá, porque poco después ocurriría todo aquello... 
Sí, eso... Aquello cuyo poso, era el motivo de tan precipitada y ansiada aventura... 
Pero no quise derrumbarme ante tamaño espectáculo visual... porque, tras despertar de esa breve siesta, y abrir los ojos, eso es lo que me encontré... Espectaculo puro.
Se había levantado un aire molesto, si bien refrescante. y ante mí un cielo partido, rasgado... Azulado si miraba hacia el espacio ya recorrido, y ante mí, lo que salía a recibir mi llegada... Un cielo azul más oscuro, con nubarrones negros y grisaceos, salvo en la parte que ante mi mirada, coincidia con la linea del horizonte. Ahí su tono cambiaba a gris blanquecino... lo que me indicaba la proximidad de una cortina de lluvia aproximándose hacia mi, o yo hacia ella...
Y dibujando su forma,  diminuta en comparación con la bóveda celestial, la costa... tierra !

-TIERRRAAA!!!!... tod@s a sus puestos!!!... Levad el ancla!!.... izad la vela mayor!!!.... Bueno, izad la velaa  !!!

Una inmensa y electrificante emoción sacudió todo mi cuerpo, ponendome, como vulgarmente se dice, los pelos como escarpias y la piel de gallina. Me sentía como hacía mucho tiempo no, el dueño de mi destino, el capitán de mi barco... de mi alma.... recordando a William E. Henley... Invictus, Madiba...
Estaba saltando, dando botes, como loco. Incluso tuve que agarrarme in extremis a la cuerda del mástil para no irme por babor.
 
La temperatura descendía a medida que bolsas de aire frío llegaban al Cascarón. Así pues, no era muy aconsejable seguir allí plantado como mi ama* me trajo al mundo.
Me dirigí a la cabina, que hacia las veces de puente de mando, cocina, aseo y cabina de DJ, y entre las ropas saque un bañador y un cortavientos de  Euskal Herriko Selekzioia, que había conseguido tiempo atrás adquiriendo los vales diarios de un periódico.
Volvía de nuevo a cubierta, justo en el momento en que una finísima lluvia comenzaba a caer sobre el Cascarón. Recordaba por un instante, antes de salir, las caladuras de agua que cogía trabajando en andamios y tejados.... Sería igual ... o por el hecho de sentirme tan libre, esa lluvia no me mojaría igual...?
 - Sea como sea, comenzaba lo bueno... lo buscado.
Escupí sobre mi mano izquierda, y la frote con vigor contra la derecha, hasta calentar ambas palmas de mano.....
Solo son 10 segundos..... ....
3....2....1.... Pasó.


*Ama : Madre en Euskera.

Los Lothians
B.M2013