votar

2013-08-04

Soltando amarras.... Un cuchillo de submarinista.

...........
3....2....1.... Pasó.

Cuando terminó la canción, apuraba las caladas al cigarrillo de marihuana. Terminé el café aún caliente y me dirigí hacia la roca,
 aún se deistinguía desde donde me hallaba, el anaranjado resplandor de , posiblemente, las últimas ascuas de la fogata.
Había una luna llena fabulosa, que proyectaba mi sombra empujándola contra las rocas... 
La reté... 

- Una carrera hasta la roca?.....BA TIRA!!!!!

Intenté salir corriendo, pero el corte del gemelo me recordó que aún seguía ahí, esperando tratamiento... Por lo que la carrera con mi sombra quedó suspendida. 
Con tanto trajín, me había olvidado por completo de curar mis heridas, 
y aunque mi espalda no la veía, sabía que estaba arañada.
 Por no hablar ya de la pierna. 
Así que volví hacia la roca y tras avivar con dos troncos el fuego, saqué el botiquín. 
Limpieza básica a base de agua oxigenada y povidona yodada, y así la dejé al aire. 
Ya me prepararía por la mañana algún vendaje para su protección.
Era momento de intentar al menos descansar un poco. 
Al amanecer debería organizar un poco todo aquello, y sobre todo, coger el mapa y averiguar donde me hallaba. 
Posiblemente, subiendo aquel acantilado encontraría alguna carretera o algún pueblo cerca donde poder informarme y continuar con lo trazado.

Estiré la esterilla y el saco de dormir. Una de las mochilas como tantas otras veces había hecho, volvió a hacer de almohada, y bajo ella mi fiel cuchillo de pesca submarina. 
Uno de los objetos de mi hermano, 
y que tras su muerte, decidí guardarme para mí...

Donde vas con ese cuchillo...? ... Qué burro eres jhajhajhaaa !!!

-  Jhjahjahaaa,,,Es un cuchillo de submarinista. Mira chaval, me he comprado de segunda mano el traje completo con estas aletas, el cinturón de plomos y este tubo y las gafas. Echalé.... Cuánto crees!?

- Todo... hummm.. 300 euros?

- Algo más. 450 y me ha regalado este fusil de pesca.

Le gustaba mucho bucear, el agua en general. Pero quizá, esa sensación de absoluta soledad y de silencio que se siente ahí abajo, y que el tanto prolongaba en el tiempo cuando se sumergía... era en realidad una forma de escapar y de encontrarse así mismo, que persiguió durante toda su vida.

- A ver cuando te vienes un día, vas a flipar. 

-Sí, a ver si quedamos un día... 

Nunca conseguí bucear con él. Sí de pequeños. Y ahora, cada vez que veía el mar e indagaba en su profundidad, nos imaginaba bajo las aguas juntos en esa cita.

 Coloco el puñal bajo la mochila y estiro el toldo. Por fin, me recuesto y ya metido en el saco de dormir, extraigo mi diario y comienzo a escribir. No lo había hecho desde que partí de Portugalete. Y ahora, antes de que se me junten más anécdotas o sentimientos que poder recopilar, lo hago bajo la luz de la frontal, cuya pila da muestras de agotamiento.
Yo y mis ojos también, aún así comienzo...


DIA 1.... Soltando amarras.

Con los sones de la última entrada publicada, The end, de Pearl Jam;
aún repetidamente presentes en mi tararear,
con un rápido sucederse de imagenes en fotogramas, 
postales de noches en los que los sueños no eran tales, 
ni tenia siquiera que cerrar los ojos para alcanzarlos..
eran vividos, y surcados sus decorados...
Con palabras risas y voces, hasta hoy sin saber porqué, 
aún en formol guardados,
en tarros de cristal que reventaron en diez mil pedazos, 
al caer desde mis manos.
Con todo ello debo ir acabando...



M.B2013